La Cartera Permanente de Harry Browne: Cómo funciona + Opinión Personal

Hay muchas formas de hacer crecer tus ahorros. La que funciona para mí es  la inversión en fondos indexados y roboadvisors, pero hay alternativas igual de válidas para el inversor a largo plazo.

La que quiero presentarte hoy se adapta a ese foco en el largo plazo y a todo lo que un inversor de a pie debe pedirle a su estrategia de inversión. Se trata de la cartera permanente de Harry Browne y su principal virtud es su capacidad para adaptarse a diferentes momentos económicos, ser rentable en todos ellos, estable y sí, también la facilidad para ponerla en marcha (imprescindible, por lo menos para mí).


🔎¿Quién es Harry Browne y de dónde surge la cartera permanente?

Harry Browne es el padre de la cartera permanente y mucho más. Escritor y analista de mercado, llegó a ser candidato a presidente de Estados Unidos entre 1996 y 2000 por el Partido Libertario.

Browne se hizo famoso (y rico) en los años 70 al apostar por la ruptura del patrón oro y la devaluación del dólar. Su libro “How You Can Profit from the Coming Devaluation” (aquí puedes ver un resumen) explicaba su tesis de inversión: comprar oro, plata y divisas fuertes ante la inminente devaluación monetaria.

Browne acertó, hizo fortuna y eso le llevó a dar un giro a su estrategia como inversor. Necesitaba rentabilidad, pero también una forma de proteger el patrimonio que había conseguido hasta la fecha sin depender de su suerte en los mercados ni del market timing.

Ahí fue cómo surgió la idea de la cartera permanente como un modelo de inversión más estable y enfocado en el largo plazo.
En 1977 esbozó por primera vez su idea, aunque no publicó la primera versión de la carretera permanente hasta 1981 en el libro “Inflation-Proofing Your Investments” y la implementó a través del fondo “The Permanente Portfolio Fund”.

☝️ La primera versión de la cartera invertía en acciones, bonos, oro, plata, francos suizos y recursos naturales.

En 1987 actualizó la composición de la cartera en su libro “Why the Best-Laid Investment Plans Usually Go Wrong” reduciendo el número de activos y haciéndola más sencilla.

Esta segunda versión es la que Harry Browne defendió en todo momento y la que se conoce como cartera permanente.

📌Otros inversores han modificado y adaptado esta cartera y su teoría. Entre los más conocidos están el “All time Weather Portfolio” de Ray Dalio y el “Golden Butterfly Portfolio”. Los dos forman parte de una serie de carteras sencillas de confeccionar que se conocen como Lazy Portfolios o Carteras para vagos.


💼 ¿Qué es la cartera permanente?

Una cartera de inversión que se rige por cuatro principios básicos que son:

  • #1: Simplicidad. Es fácil de entender, construir y mantener sin tener grandes conocimientos de economía. De hecho, sólo usa 4 tipos de activos diferentes y los distribuye de forma equiponderada (todos tienen el mismo peso en la cartera, un 25%)
  • #2: Seguridad. Uno de los objetivos de Harry Browne cuando ideó esta cartera era el de proteger su patrimonio frente a diferentes situaciones de mercado y momentos económicos.
  • #3: Estabilidad. La cartera busca controlar la volatilidad. Aunque los activos en los que inviertes son volátiles (por ejemplo, la renta variable), cuando se combinan se comportan de forma estable (están descorrelacionados). Así, durante las caídas, que las habrá, bajará menos que la media. Puede parecer una tontería, pero ver que cuando todo cae, tus inversiones lo hacen menos, hace que lo lleves mejor y que no entres en pánico y vendas tus inversiones. La psicología importa en inversión lo mismo (o más) que la rentabilidad.
  • #4: Rentabilidad. Es una cartera pensada para obtener rentabilidad en cualquier escenario económico, incluidas las crisis y momentos de inestabilidad. Esto es importante porque nos permitirá no estar tanto tiempo sufriendo por las pérdidas, ya que veremos más momentos de rentabilidad.

Así vista parece la cartera perfecta y si eres como yo, te estarás preguntando cómo lo consigue Harry Browne. ¿Qué hay detrás de la cartera permanente? Una teoría que cumple el primero de los criterios y que se traduce en cómo distribuye la inversión.

📍 En realidad, la cartera permanente es más una estrategia de gestión patrimonial que de inversión.


⚙️ Cómo funciona la cartera permanente

La cartera permanente invierte en cuatro tipos de activos: acciones, bonos a largo plazo, oro y liquidez.

Distribución de los activos en la cartera permanente

Cada uno de los activos supone un 25% de la cartera y sirve para proteger la inversión frente a los cuatro escenarios económicos que Harry Browne descubrió que se repetían con más frecuencia:

1️⃣ Prosperidad
Definida por los momentos de optimismo, cuando la economía crece, hay empleo, los tipos de interés están bajos y la inflación controlada. ¿Adivinas qué activo lo hará mejor en este escenario? La parte dedicada a la bolsa. Los bonos también lo harán relativamente bien y compensarán en rendimiento del oro y todo ese dinero que está en liquidez, que es el que da estabilidad real a la cartera.

2️⃣ Inflación
Cando hay un exceso de dinero disponible, que hace que los precios suban y el dinero pierda valor (puedes comprar menos cosas con el mismo dinero). En este escenario el oro actúa como valor refugio, salvaguardado la cartera. El metal precioso también actuará como refugio frente a crisis monetarias y crisis políticas.

3️⃣ Escasez de dinero
Se produce cuando el dinero en circulación se reduce y con él los préstamos y el crédito, lo que suele llevar a una recesión económica. En este entorno de caídas, la liquidez de la cartera te protegerá frente a la volatilidad y bajadas del resto de activos.

Además, te permitirá comprar el resto de activos a precios más bajos para rebalancear/reajustar tu cartera.

En cualquier caso, este escenario no suele durar mucho y termina desembocando en uno de los otros tres.

🔎 Tener un 25% de tu dinero en caja sirve para dar estabilidad a la cartera y tranquilidad a tu mente. Puedes ver ese dinero como tu fondo de emergencia (hay quienes lo hacen así), el que estará ahí para que no entres en pánico cuando el resto de cosas caen.

Evolución y volatilidad de cada uno de los activos que forman parte de la cartera permanente.

4️⃣ Deflación
Lo contrario a la inflación. En esos momentos los precios caen y los tipos de interés reales son también negativos. En el horizonte puede estar fraguándose una depresión económica. Los bonos son los que mejor se comportarán en este escenario.

📖 Los bonos son un dinero que le prestas a un gobierno durante un tiempo (o empresa) a cambio de un tipo de interés.

A mayor plazo, más rentabilidad y también mayor volatilidad por el posible riesgo de impago. Esta combinación es la que hará que esos bonos de la cartera permanente suban agresivamente de precio en este escenario.

Con los tipos de interés en negativo, los bonos ya emitidos subirán su valor porque los nuevos tendrán un tipo de interés menor. Y cuanto mayor sea el plazo, más se multiplicará este efecto. Por eso mismo, los bonos de la cartera permanente están enfocados a largo plazo.

Este gráfico resume qué activos lo hacen mejor en cada escenario económico, aunque no todos ellos tienen por qué formar parte de tu cartera permanente.

Qué activos lo hacen mejor en cada escenario económico según la cartera de Harry Browne.
Fuente: Resolve Asset Management


📊 Qué productos elegir: características de cada activo

La clave del funcionamiento de la cartera reside en la volatilidad y en cómo juega con ella.

📈 La volatilidad es la variación de precios de un activo en un periodo de tiempo. Sí, lo que sube o baja una acción, por ejemplo, y lo rápido que lo hace. Cuando el precio cambia rápido, se dice que es volátil.

Una de las condiciones de los productos de la cartera es que sean volátiles, especialmente las acciones y bonos, como has visto. ¿Y por qué es así? ¿Cómo pueden activos que son volátiles por separado terminar siendo estables? La clave está en la descorrelación entre ellos. En otras palabras, que su comportamiento y volatilidad se compensan entre sí.

Por eso mismo Browne recomienda escoger bonos a largo plazo, que son más volátiles, aunque también se cubre buscando los de máxima calidad (bonos AAA). Y lo mismo con las acciones, que deberían ser más volátiles que la media, aunque el propio mercado bursátil ya es suficientemente volátil.

La otra premisa de la cartera permanente es invertir en la economía local, que en nuestro caso sería la de Europa. Así es como se elimina el riesgo divisa, que es el de invertir en una moneda distinta a la tuya.

📌 Hay mil y una versiones de la cartera permanente, casi tantas como seguidores y muchos de ellos han hecho sus pruebas. Una de las más repetidas es internacionalizar la cartera, bien ampliándola a todo el mundo o sumando un porcentaje de bolsa global a la renta fija.

Si te interesa esta opción y sus resultados, puedes verlos en este artículo y en este otro.

En cualquier caso, recuerda que cuanto más te desvíes de la idea original, más dependerán los resultados de tu pericia y menos de la estrategia de Browne.

¿Y para el resto de activos? Browne también deja sus notas. En el caso del oro, propone limitar al máximo los intermediarios. Esto pasa por comprar oro físico, de una u otra forma.

Para la liquidez, Browne recomienda usar bonos locales, de muy corto plazo y de la máxima calidad crediticia. Por mucho que sea un dinero que mantienes en cash, la idea no es dejarlo parado y sí buscar fórmulas seguras y líquidas de ponerlo a trabajar.

Aquí también hay quienes han optado por usar ese dinero en liquidez como fondo de emergencia y no me parece mala idea. Eso sí, en caso de hacerlo recuerda reponer el dinero que utilices para tus imprevistos.


💸 Cuánto puedes ganar con la cartera permanente

¿Es rentable la cartera permanente? Sí, desde luego. Si no lo fuese, no estaría hablando de ella (de hecho, no creo que nadie lo hiciera ni habría tantos inversores siguiéndola).

La clave es saber cuánto. Harry Browne se fijó un rendimiento de entre un 4% y un 5% descontando la inflación.

¿Lo consigue su cartera? Pues , según el estudio de Icaria Capital, que ha analizado su comportamiento entre 1973 y 2020. En ese plazo su rentabilidad anualizada ha sido de un 9% con una volatilidad del 7,5%, la mitad que la bolsa americana.

Estos han sido sus resultados año tras año.

Qué rentabilidad ha obtenido la cartera permanente entre 1973 y 2020
Fuente: Icaria Capital

Y aquí un resumen de cómo lo ha hecho en cada uno de los «cracks» (bajadas fuertes del mercado):

Comportamiento de la cartera permanente en los peores momentos del mercado
Fuente: Icaria Capital

Los datos son impresionantes y sólo hay dos pequeños ‘peros’. Por un lado son los de una cartera estadounidense y siguiendo el consejo de Browne, la nuestra debería ser europea. Por otro lado, no hay un punto para comparar resultados con estrategias similares.

He encontrado la solución a través de un artículo de Jesús, creador de Al Fin Libre, donde analiza la cartera permanente.

👌 Jesús también tiene un curso donde te enseña a crear y gestionar tu propia cartera permanente.

Con la herramienta de Portfolio Visualizer he creado una cartera modelo para España. 👇 

Puedes ver los resultados actualizados en este enlace pegando el código “ZESPXBA25BK25BM25GB25Z” en la celda negra donde pone “Z”.

De forma resumida, para inversiones a más de 20 y 15 años vista, ningún inversor habría perdido dinero desde 1970.  Y esto es lo que habrían ganado o perdido en 10 años según cuándo empezasen a invertir.

Resultados de la cartera permanente para inversiones a 10 años
Fuente: Portfolio Vizualizer

En el enlace que te he dado tienes muchos más datos, como las volatilidad máxima y cuánto ha tardado la cartera en recuperarse de las peores caídas.

La misma herramienta te da la comparativa con otras carteras similares en el apartado de Charts, aunque tendrás que volver a pegar el código que te he dado. De hecho, reúne muchas de estas carteras para vagos que se caracterizan por poder funcionar en piloto automático, sin que tengas que estar todo el día pendiente de ellas.

Así es como queda:


👷‍♂️¿Cómo monto mi cartera permanente?

Construir tu primera cartera permanente es muy fácil. Mejor dicho, es tan fácil o tan complicado como tú quieras que sea.

Como punto de partida no necesitas más que cuatro activos diferentes. Así de simple.

Claro que puedes querer ir un paso más allá, sobre todo según vaya creciendo la cartera. De hecho, es hasta recomendable ¡Y no lo digo yo! Eso es, por ejemplo, lo que hace el gestor automatizado Indexa Capital con sus carteras de fondos indexados: un número limitado de productos hasta que llegas a los 10.000 € invertidos para mejorar la gestión.

Con la cartera permanente puede pasar algo parecido. Puedes querer sumar alternativas dentro del área de renta variable o de renta fija, por ejemplo.

En cualquier caso, lo que no debes perder de vista son las características para cada tipo de activo.

Liquidez

Es la parte más estable de tu cartera, así que debería estar compuesta por:

  • Deuda local a corto plazo de la máxima calidad crediticia, que serían bonos alemanes ahora mismo. Esta es la recomendación de Harry Browne.
  • Depósitos bancarios y cuentas remuneradas. Muy líquidas y cubiertas por el Fondo de Garantía de Depósito con hasta 100.000 euros por partícipe y banco. Idóneas si también vas a querer usar este dinero como fondo de emergencia.
  • Deuda corporativa de alta calidad a corto plazo.

Renta Fija

Aquí la elección es clara, bonos gubernamentales a largo plazo y de la mayor calidad crediticia. La respuesta de nuevo está en Alemania y sus bonos a 30 años.

La idea de la cartera es comprar este bono y venderlo a los 10 años para comprar de nuevo el de mayor duración.

Una opción si no quieres hacerlo o no te ves capaz, que posiblemente sea lo que ocurra, es invertir esta parte de la cartera en fondos de inversión, fondos indexados o ETFs sobre renta europea a largo plazo, por ejemplo.

Renta variable

Estará compuesta por una selección global de empresas europeas, algo que puedes hacer contratando un fondo indexado sobre bolsa europea.

Oro

Según Harry Browne, cuantos menos intermediarios mejor. Si quieres seguir al pie de la letra las enseñanzas de Browne la alternativa es comprar oro físico por tu cuenta y almacenarlo en casa.

Puedes optar por monedas de oro, que además tendrán su propio valor numismático, o por lingotes.

¿No te sientes cómodo con esta opción? Normal, yo seguramente tampoco lo haría. Para eso existen los servicios de compra y custodia de oro o los ETCs de réplica física de oro.

¿Invierto de golpe o poco a poco?

Una vez decidas qué productos quieres para tu cartera sólo restará elegir cómo hacerlo. Puedes invertir todos los ahorros de golpe o hacerlo poco a poco. ¿Cuál es mejor?

De forma resumida, la primera normalmente ofrece mejores resultados porque a largo plazo lo que importa es el tiempo que permaneces en el mercado, no el timing sobre cuándo entras.

Sin embargo, la segunda es mejor para el 99% de las personas en la práctica. La razón es muy simple: tendrás mucho menos estrés y llevarás mejor tu decisión. Imagina que montas todo y al día siguiente el mercado cae. Sí, inviertes a largo plazo, pero, ¿cómo te sentirías? Seguramente fatal. Invertir solo una parte de los ahorros por vez te ayudará a llevar mejor esos momentos.

¿Por tu cuenta o asesorado? Fondos sobre la cartera permanente

Como ocurre hoy en día con casi cualquier estrategia de inversión, puedes montar tu propia cartera permanente o puedes sumarte a la de otros. Hay varios fondos que siguen la cartera permanente en todo el mundo.

En España los dos más conocidos son Icaria Capital, a cargo de Carlos Santiso, y MyInvestor Cartera Permanente, a cargo de Rafael Ortega (antes River Patrimonio y Kronos). Cada uno implementa la cartera con ciertos matices sobre la idea original que es importante que conozcas.

☝️ MyInvestor puede ser un buen banco para poner en marcha la cartera. Aquí mi opinión sobre ellos.

¿Con un fondo o con tu propia cartera? Cada opción tiene sus ventajas y desventajas, igual que ocurre con los roboadvisors y los fondos indexados por tu cuenta.

De forma muy resumida, un fondo de inversión es la opción más sencilla e incluso asequible de ponerte en marcha. Es más fácil contratar un solo fondo que varios y el capital inicial que necesitas también será menor.

A cambio, un fondo siempre incluirá comisiones. En otras palabras, será más caro. Además, tendrás que saber bien cómo y en qué invierte porque, por ejemplo, nunca podrá tener oro físico en mano o en custodia.

Por su parte, tener tu cartera puede ser más barato y te permitirá crear la cartera que tú quieras como tú quieras. El lado negativo es que requiere más tiempo por tu parte y que existe una curva de aprendizaje, aunque en este caso depende más de tu disciplina que de tus conocimientos.

👉 Para montar tu propia cartera, te recomiendo este curso de Jesús Arroyo (@alfinlibre) que tiene todo lo que necesitas saber para empezar, gestionar la cartera y también hacer las retiradas de capital para vivir de ella. En realidad, Jesús enseña en el curso a invertir desde cero, pero orientado a crear una cartera permanente. No hacen falta conocimientos previos ni de cartera permanente ni de inversión.


👨‍🔧 ¿Y ahora qué? Cómo mantener tu cartera permanente

La gestión de la cartera permanente no es muy diferente a la de tu propia cartera de fondos indexados.

Tu principal tarea será la de rebalancear/reajustar la cartera. ¿Y eso en qué consiste? Es algo muy sencillo. Con el paso del tiempo esa distribución equiponderada de los activos se descompensará.

Siempre va a haber una parte de tu cartera que suba más que otra. Para eso está pensada. El problema es que si se descompensan demasiado, ya no será una cartera permanente y no funcionará bien.

Rebalancear/reajustar sirve para volver a llevar la cartera a su composición original: 25-25-25-25.

¿Cada cuánto hay que hacerlo? Según Harry Browne cada vez uno de los activos esté 10 puntos por encima o por debajo de su ponderación original. Dicho de otra forma, si cualquiera de los compartimentos pesa más del 35% o menos del 15%. Simple ¿verdad?

Estos rebalanceos se consiguen vendiendo o traspasando dinero de uno a otro activo hasta regresar al equilibrio original.

Además de los rebalanceos, puedes querer realizar aportaciones periódicas a la cartera. Ya sabes que soy muy fan de invertir todos los meses una parte del dinero que ahorro (o todo cuando tienes montado tu colchón de emergencia). Con la cartera permanente también puedes hacerlo.

La manera óptima de aportar es hacerlo siempre en el activo que menos peso tenga en ese momento. Así se rebalancea automáticamente la cartera y no tienes que vender ningún activo para hacerlo, por lo que puedes ahorrar costes y comisiones.


✍️ Mi opinión sobre la Cartera Permanente

¿Qué opino yo de esta cartera? Siempre me gusta hablarte desde la experiencia. En este caso no va a ser posible, así que puedes tomar mi opinión con pinzas o, por lo menos, ponerla en cuarentena. Si quieres ver en qué invierto yo, aquí puedes hacerlo.

Con esto muy claro (sabes que me gusta ser siempre sincero al 100%), ¿cómo veo yo esta estrategia de inversión? Pues me parece una opción interesante si quieres gestionar tu dinero y asegurar tu jubilación siempre que te guste invertir.

Si la inversión no es lo tuyo, creo que hay alternativas mejores (fondos indexados y roboadvisors). Sin embargo, si te pica el gusanillo de los mercados o quieres darte un toque adicional a tus inversiones, es una fórmula sencilla de hacerlo.

Por un lado, puedes personalizar un poco alguna parte de cartera (o así lo interpreto yo, aunque los expertos pueden diferir). Por otro lado, tampoco te obligará a estar pendiente del mercado al 100%, aunque sí lo justo para matar ese gusanillo (igual que el resto de portfolios para vagos).

Puedes hacer de la cartera permanente el 100% de tu inversión o, lo que creo que es mejor, usarla como complemento a otras inversiones. Por ejemplo, yo invierto en fondos indexados, pero también en el mercado inmobiliario.

El propio Harry Browne lo veía así en cierta medida y por eso unió a la cartera permanente una cartera variable con la que completarla.

La cartera variable de Harry Browne

Harry Browne fue asesor financiero, no gestor de fondos. Eso le permitió tener un trato más cercano con los ahorradores y darse cuenta de que su cartera permanente podía no ser suficiente para todos.

Su solución fue combinarla con una cartera variable, sobre la que ya da muchas menos pistas. Esta cartera variable es donde tienes más libertad para elegir. Él prioriza la seguridad frente a la rentabilidad en la cartera permanente, porque ahí está el dinero que no puedes permitir perder.

La cartera variable es la del dinero divertido y de especular, para probar otras inversiones. También sirve para tener más exposición a ciertos activos si, por ejemplo, quieres tener más renta variable de lo que la cartera permanente permite. Esta cartera es un añadido, un complemento optativo para quien lo necesite.

Cuéntame en los comentarios qué opinas tú sobre la cartera permanente, si la usas o si te planteas usarla + cualquier sugerencia para mejorar el artículo 👇👇👇

Únete a mi Lista Privada y recibe
mis «5 píldoras» mensuales + el «KIT» Independízate

Piensa en un 1 amigo a quien puede servirle este artículo.
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Carlos Galán

Empecé a invertir con 15 años y me arrepiento de no haber empezado antes.
Después de arruinarme, empecé a invertir de forma simple e inteligente y escribí Independízate de Papá Estado.
Puedes leer mi historia aquí.

12 comentarios, léelos, suele haber miga ;)

  1. Muy buen artículo, ¡gracias!

    Respecto al tema del oro, ¿conoces el token PAX? me parece una forma cómoda y práctica de invertir en oro pero no sé si es una buena opción para no tener que almacenarlo en casa.

    Responder
    • Hola Marc,

      El tema de PAX lo he mirado un poco por encima ya que la pregunta es recurrente en el canal de Cartera Permanente.

      La respuesta corta es que no me parece una opción muy atractiva. No cobran nada por custodia, pero las comisiones de compraventa son bastante más altas que con otras opciones para tener oro como ETFs o Bullionvault. Empiezan en unos 36€ (aunque varía en función de la cotización de PAX Gold y luego es del 1%.

      La recomendación de Harry Browne para el oro era tenerlo de la forma más física posible o evitar cuantos más intermediarios mejor.

      No veo cómo PAX Gold, por mucho que el punto de entrada sea el mercado cripto, nos ofrece más seguridad que otro tipo de intermediarios. A menos que de donde venga el capital sea desde las criptomonedas y por algún motivo no queramos/podamos sacarlo de ahí.

      En cualquier caso, es un poco incongruente, porque, si somos unos convencidos de las criptomonedas, imagino que preferiremos Bitcoin antes que el oro. Y si no es así, creo que hay otras opciones mejores y más baratas que este PAX Gold si es que no queremos almacenar el oro en casa y preferimos delegar la custodia.

      Como te decía, hay muy buenas opciones de ETFs o de custodia remota, como Bullionvault.

      Saludos.

      Responder
  2. Hola Carlos

    Gracias por este artículo que deje muy bien resumido el tema de la cartera permanente. Algunas preguntas

    1. Si el oro ahora mismo está en máximos históricos, la renta fijas y bonos están en muchos casos en negativo, solo nos queda la renta variable, que también hay que vigilar porque se prevee un petardazo para finales de año o principios del que viene ¿Apostarías más sobre renta variable porque ahora mismo la cartera permamenete como mucho nos puede dar un 4 o 5%?

    2. ¿Tienes opiniones del fondo cartera permanente de Rafael Ortega?

    Responder
    • Hola Antonio,

      Aunque no soy Carlos, me tomo la libertad de darte mi opinión a lo que preguntas.

      1) Que el oro esté en máximos históricos no quiere decir que no pueda subir más. De echo, al igual que la renta variable, se pasa más tiempo en máximos históricos de lo que no lo está.

      Que los tipos de interés sean negativos (aunque ahora mismo ya se ha descontado en las cotizaciones las supuestas subidas de tipos en el futuro cercano) no impide que sean una buena inversión, ya que en la cartera permanente no se busca la rentabilidad de los cupones, sino la posible revalorización del capital. Y eso lo determinarán las expectativas de tipos de interés. (el suelo no están en el 0, ya lo hemos visto).

      Es posible que suceda lo que comentas con la renta variable, todo apunta a una recesión, pero no es seguro. Por poner un ejemplo, el covid parecía el fin del mundo y al poco tiempo estábamos por las nubes de nuevo.

      Lo bueno de la cartera permanente es que no intenta predecir qué ocurrirá, porque no se puede saber, sino que está preparada para funcionar ocurra lo que ocurra. Esa rentabilidad del 4% 5% (por encima de la inflación y en un plazo de tiempo de unos años) a mi me parece muy razonable.

      Si buscas más rentabilidad tendrás que irte a estrategias con un perfil de volatilidad más elevado. Como puede ser la renta variable pura, o con una mayor porcentaje de renta variable que la cartera permanente. Pero también debes estar dispuesto a soportar periodos de pérdidas más pronunciados y prolongados.

      2) Creo que Rafa ha hecho un gran trabajo con su fondo de inversión. Es, a día de hoy, lo más parecido a una Cartera Permanente a lo que se puede aspirar vía fondo.

      Pero no es lo mismo hacer la cartera por ti mismo o a través de un fondo. Tienes algunas ventajas pero también algunos inconvenientes y peculiaridades que es interesante conocer antes de tomar la decisión sobre sí hacerlo tú mismo o delegarlo.

      Un saludo.

      Responder
  3. Hola Carlos!

    Gracias por tu artículo. Yo me monté el año pasado una cartera «all weather». La que recomendaba Ray Dalio en el libro de Tony Robins, que es básicamente esta misma cartera pero con los porcentajes cambiados para compensar la volatilidad de cada tipo de activo. ¿Qué piensas al respecto?

    La all weather se divide así:
    40% bonos a largo plazo
    30% acciones
    15% bonos a corto plazo
    7.5% commodities
    7.5% oro

    Añadir también que aunque la cartera no lleva en marcha mucho tiempo, es muy interesante ver cómo las distintas partes se mueven hacia arriba o hacia abajo dependiendo de lo que va pasando en el mundo.

    Responder
    • Hola Mario,

      La All Weather es interesante en tanto que va un paso más allá en cuanto a la utilización de diferentes tipos de activos para construir una cartera. No quedándose solo en la típica renta variable o añadiendo bonos como suele ser la tónica en la mayoría de los casos.

      Es decir, ofrece una mayor diversificación estructural.

      Lo que a mi personalmente no me gusta de esta cartera, es que, por un lado, no es la cartera de Ray Dalio, lo que el hace en su fondo no lo sabemos. Sino algo que, como bien dices, le recomienda a otra persona en un libro. No veo demasiado skin in the game.

      Además, se supone que el risk parity en el que se basa, habría que irlo ajustando año a año. Y, aparte de que lo veo muy engorroso, no sé como de robusto es eso o si está al alcance de la mano de la mayoría de inversores particulares hacerlo eficientemente.

      Un saludo.

      Responder
  4. Yo tengo una cartera talmud, la cartera talmud se divide en 3 partes iguales de negocios, inmobiliario y oro,1/3 fondo Msci world es la parte de negocios, 1/3 fondo epra nareit es la parte de inmobiliario y 1/3 restante de oro lo he cambiado por comodidad para los rebalanceos por 2 partes iguales por un fondo de bonos ligados a la inflación y otro fondo de renta fija global.

    Responder
  5. Hola Carlos.

    Muy interesante el artículo, muchas gracias por el trabajo!

    Añado: habría que corregir «Carteas para vagos» por «Carteras para vagos». Está en la parte inicial del artículo, en el primer pin.

    Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu Libertad Financiera es posible si tienes
un plan y años por delante.

Accede gratis al KIT de Iniciación Independízate y recibe mis 5 Píldoras Mensuales

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información sobre su navegación y mejorar su experiencia.    Más información
Privacidad